10.26.2011

Desde El Principio

Carlos releyó las líneas y asintió.
—Tienes razón— dijo —. En fin, la cosa es que agarré el bolso y lo metí en los libros...
—¿Cómo? Dijiste que metiste el bolso en los libros. ¡Jajaja!
—No, al revés.
—No, Carlos. Mira, lee desde el principio.

1 comentario:

Sander dijo...

Jajajajajaja...